Trucos Psicológicos del Arte de la Seducción para Atraer Inevitablemente a Esa Persona

 In Trucos Psicológicos

La seducción es algo que inevitablemente trae de cabeza tanto a hombres como mujeres. Con ella buscamos atraer al otro mediante la palabrería, el juego de miradas y el insinuante coqueteo, que a la vez de divertirnos nos hace sentirnos más atractivos. Las expectativas, la imagen que damos, las cosas que decimos y la seguridad que mostramos son elementos clave para poder acercarnos a esa persona que tanto nos atrae.

Cualquier persona puede aprender a seducir aun habiendo sido tímida en su infancia. Solo es preciso tener ganas de fascinar, mirar a los demás con las pupilas de seducción y emular los pasos de un auténtico seductor. Para este caso en concreto nos podríamos fijar en grandes personajes del cine, tanto masculinos como femeninos que nos pueden inspirar, y por qué no, regalarnos también un espejo donde mirarnos a la hora de seducir. Tal es el caso de Jacob Palmer (Ryan Gosling) en Crazy, Stupid, Love o de Sugar Kane (Marilyn Monroe) en Con faldas y a lo loco. Marilyn Monroe fue una de las actrices que más pasiones levantó en el siglo XX, tanto es así que, aún hoy la seguimos recordando como un icono sexual. Su melena rubia, su seductora voz y sus elegantes movimientos la llevaron a hacerse con el Globo de Oro por el papel mencionado. En el caso del papel de Gosling, no se puede negar que su personaje le venía como anillo al dedo, siendo uno de los actores más cotizados e irresistibles del momento.

La seducción es un arte, y como tal, necesita de práctica y actitud para ser dominado. Si pensamos en un claro ejemplo de cómo la seducción ha llegado a ser un arte seguramente nos viene a la cabeza una pieza clave: Casanova, un confeso enamorado del amor.

Como consideraba que había nacido para el bello sexo, lo he amado siempre y me he dejado amar por él cuanto he podido”. –Giacomo Casanova.

Una de las grandes figuras de la seducción de la historia la encontramos en Casanova. Un aventurero veneciano del siglo XVIII que obtuvo grandes logros (fue escritor, empresario, violinista, estudioso y diplomático), además de ser uno de los mejores amantes del mundo. Admiraba y respetaba a las mujeres, y convirtió la felicidad de todas ellas en su empresa vital. Siempre dispuesto a complacer, se especializó en el placer femenino y llegó a proporcionar catorce orgasmos en una misma velada. Tuvo 120 amantes a lo largo de su vida y siempre las recordaba con afecto.

La seducción y su papel biológico

La seducción tiene un claro papel biológico: hacer que la vida continúe. Para ello, la naturaleza se sirve sabiamente del deseo que puede producirse entre dos seres de la misma especie. Seducir y ser seducido por el otro es como un juego donde el deseo sexual va en aumento.

En la misión de la atracción las feromonas tienen un gran papel. Se trata de unas sustancias químicas que son secretadas por el cuerpo con el propósito de atraer al sexo opuesto, haciéndonos ver más atractivos y atractivas. La feromona tiene su origen en el griego y significa “portador de excitación”. Y es que, nuestro olor seduce y nos puede ayudar a conquistar.

Algo extremadamente curioso que sucede en la naturaleza es el hecho de que algunas mariposas tienen la capacidad de detectar el olor de la hembra a 20 km de distancia. Así inconfundiblemente se hace mucho más fácil la misión de reproducción.

El pavoneo

El pavoneo es clave en el inicio de las interacciones, ya que es la forma que tenemos de llamar la atención para proyectar una imagen atractiva en los demás. Es una herramienta que busca hacer que sobresalgamos para ser más llamativos, tal como es el caso del pavo real cuando despliega sus plumas de colores para atraer a la hembra, pero la tenemos que usar de forma coherente con nosotros, sin dejar atrás nuestro estilo y sin parecer que vamos disfrazados de algo que no somos.

Si nos fijamos en los artistas, actores, actrices, cantantes… nos damos cuenta de que a veces utilizan el pavoneo para ser más atractivos frente al público. Y si no que se lo digan a Lady Gaga, M. Jackson o Prince.

Diferénciate del resto siendo original con el uso de ropa, complementos o maquillaje. Siéntete a gusto contigo mismo o misma pero sin perder tu verdadera esencia. En el pavoneo tienes que tener claras 3 premisas para acertar: congruencia, significado y diferenciación.

Seducir con la palabra

Somos conscientes del gran poder de la palabra también en el campo de la seducción. Su poder infinito puede hacer que una simple frase o mensaje esté cargado de sentido y que llegue a persuadir a la otra persona. Puedes hacer que su imaginación vuele y que no logre sacarte de su mente. A continuación tienes algunos ejemplos:

Me gustaría dedicarte el mejor de los piropos, pero jamás lo haría tan bien como lo ha hecho la naturaleza.

Me parece extraordinariamente sexy el aroma de tu inteligencia.

Disculpa, me encanta tu forma de moverte, es muy sensual, femenina… ¿eres bailarina?

Me encanta tu chaqueta/camisa, te sienta muy bien.

No soy de los que te dan la razón, soy de los que te la van a hacer perder.

Estás tan presente en mi vida que seguro que tendremos un buen futuro.

Disculpa, se me están acumulando las caricias en mis manos y los besos en mis labios. ¿Me ayudas a aliviar este peso?

Eres increíble, pero serías mejor conmigo.

Los ecologistas están locos por tu culpa. Eres la causa del calentamiento global.

Cuanto más te miro, más te gusto.

Que tengas buenos días, que tus buenas noches corren de mi cuenta.

Hoy me han echado del infierno, dicen que me falta un pecado. Vente conmigo.

Me gustas porque no solo eres atracción física, eres atracción mental. En otras palabras, enciendes mi cuerpo, revolucionas mis neuronas y aceleras mi corazón.

Seducción en el cine

El tema de la seducción está muy presente en el ámbito del cine. Buenos y seductores ejemplos son: 50 sombras de Grey, Hitch, American Playboy, Crueles Intenciones, Juego de seducción, Casanova, Sueños de un seductor, son algunos de los más reconocidos ejemplos cinematográficos envueltos en el tema de la seducción.

El proceso de seducción

La persona seductora, crea atracción como si fuese una auténtica estratega que casi nunca improvisa. Primero observa atentamente a su blanco, prestando extraordinaria atención a sus movimientos, estilo de comunicación, e incluso, heridas psicológicas. Sabe cómo mirar, dónde mirar y qué mirar. Traduce señales, imita gestos y posturas con el fin de generar máxima confianza, entregando al mismo tiempo, absoluta prioridad al otro. El seductor es un artista de la empatía, y es que, el magnetismo de una persona radica en que cuando está cerca nos sentimos mejor que cuando no lo está. Su herramienta fundamental es que nos hace sentir importantes, únicos y originales en su compañía.

El proceso de seducción consiste en tres pasos fundamentales: generar atracción, hacer sentir a la otra persona a gusto en tu confianza y la seducción puramente dicha.

Generar Atracción:

El mayor error que encontramos en esta fase es que muchas personas piensan que para atraer lo único que hay que poseer es belleza y juventud. Hay que desterrar esa creencia y dar el primer paso para acercarnos a esa persona que nos gusta. Es cierto que para muchos, el principal factor de atracción no es el aspecto físico, sino el poder, la inteligencia, la fama, el dinero o una personalidad arrolladora. Esfuérzate por cultivar tu personalidad y seguramente tengas la mitad del camino conseguido para atraer a la persona que desees.

Las personalidades creativas por ejemplo, poseen un mayor atractivo sexual. ¿Dónde reside el secreto de los artistas, esos con mentalidad creativa que seducen por doquier? Por lo general, las personas creativas no tienen estabilidad, ni dinero, ni en ocasiones belleza; pero sin embargo, tienen un gran éxito conquistando. Ellos rebosan carisma sexual, y es que, el arte está increíblemente próximo al sexo. La creativad es un afrodisíaco arrebatador, seduce de forma visceral. Los artistas profesionales y los poetas, poseen más atractivo sexual que otras personas y el doble de parejas sexuales que el resto.

El psicólogo evolutivo Geoffrey Miller lo relaciona con la selección sexual. Según su teoría, el arte se originó como una técnica de cortejo. Más que una buena condición física y un estatus social, las primeras mujeres buscaban la excelencia mental, y en concreto, la inteligencia creativa.

Los seductores con vena creativa aparecen en numerosas películas, desde Titanic, donde Jack (Leonardo DiCaprio) hace un boceto de la protagonista, hasta por ejemplo Cuanto más, mejor, cuyo protagonista es Bleek, un donjuán que toca el trombón.

Hacer sentir a la otra persona a gusto en tu confianza:

Haz que además de sentir atracción por ti, la otra persona experimente una sensación de bienestar en tu compañía, de esa forma también, querrá que sigas viéndola y compartiendo más momentos con ella.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que para que esa persona se sienta a gusto contigo tú tienes que ser una persona segura de sí misma y que proyecte confianza. Ser alguien interesante, original y con carácter divertido te hará ser más seductor.

Aquí tienes que pensar quién eres y qué es lo que ofreces a la otra persona para gustarle. Ya que, seducir implica ponernos en juego con nuestro lenguaje, nuestro cuerpo y nuestra mirada.

Con todos los grandes embusteros se produce un hecho digno de notar al que deben su poder. En el acto concreto del engaño se ven poseídos por una fe en sí mismos: es esto lo que llama la atención de una forma tan milagrosa y tan poderosa a la gente que les rodea”.

–F. Nietzsche.

Manten un aire de seguridad y autosuficiencia, como si controlarás el mundo entero. Si empiezas algo con la moral baja, seguramente no llegues al éxito. Tu actitud es de suma importancia en la seducción. Piensa en que la seducción es un juego y tienes que jugar con tus mejores cartas.

La autoconfianza no es en sí una técnica de seducción sino una actitud, una manera de mostrarse hacia los demás. Sin confianza en uno mismo es imposible que el proceso de seducción salga bien.

Seduccion:

Aquí llega el momento en el que esa persona finalmente cae rendida ante tus encantos. Si se han realizado correctamente los dos pasos anteriores, llegar aquí no será complicado. Si esa persona que deseas llega a sentir una fuerte atracción por ti, disfruta de tu compañía y además se siente segura contigo, entonces se podría decir que la has seducido.

 

Seducir es un arte apasionante y divertido. Empieza accediendo aquí a una clase totalmente gratuita para ti con la que mejorarás tus habilidades de seducción y otras muchas importantes en la vida. Aprovecha esta lección de regalo que estará disponible para un determinado cupo de personas y por tiempo limitado. Si quieres seguir aprendiendo y mejorando aspectos importantes en el ámbito del desarrollo personal asegúrate de no perderte esta clase haciendo click aquí.

Recommended Posts

Leave a Comment