La Zona de Confort: 6 Tips para Salir de ella

 In Trucos Psicológicos

La zona de confort es esa burbuja de la que es tan difícil salir a veces. Allí nos sentimos la mar de cómodos mientras todo sigue igual, sin cambios, sin evolución, sin emoción.

La zona de confort nos protege y nos reduce a cero el nivel de ansiedad y miedo, pero al mismo tiempo también nos daña. No experimentar esa sensación de ansiedad y miedo es lo que nos tiene tan a gusto en la zona de confort, pero debemos abrir los ojos y ver que permanecer en esa cómoda situación no nos da la posibilidad de crecimiento ni de cambio. ¿Es que quieres que se te pase la vida sin más?

Fíjate, a lo mejor tu zona de confort es ese trabajo aburrido en el que llevas varios años y que no te hace crecer, o bien puede ser el sofá de tu casa porque no te atreves a dar el paso de salir a entrenar para ganar un poco de calidad de vida.

¡Basta ya! No salir de tu zona de confort es literalmente no vivir tu propia vida. Si de verdad quieres dar un giro a tu vida, sal de tu zona de confort. Aquí tienes algunos tips para salir de ella. No vayas con actitud pasiva por la vida.

 

1. Busca nuevos estímulos

Lo desconocido es el lugar donde se produce el crecimiento.”

–Wayne Dyer, Tus zonas erróneas (1976).

Atrévete a vivir nuevas experiencias porque lo principal aquí es tu actitud, un deseo firme por escapar a toda costa de tu zona de confort que te lleve a experimentar cosas diferentes que te motiven día a día y te hagan salir de una aburrida rutina.

Cuántas veces habrás aplazado un viaje por no tener acompañantes para realizarlo. ¿Y si decides no perder la oportunidad de viajar e ir al lugar donde realmente te apetece poner los pies? Atrévete a hacerlo solo/a y verás como la experiencia merece con creces la pena. Por unos días saldrás de tu zona de confort para descubrir un lugar desconocido donde tienes que buscarte la vida en soledad. Esto te servirá para crecer, conocerte a ti mismo y para tener una vivencia positiva. Todo dependerá de tu actitud y de tu determinación para ir siempre hacia adelante.

 

2. Rompe tus barreras

 

Estando en la zona de confort no te habrás percatado de tus barreras, pues estabas tan adaptado a ella que no has intentado sobrepasar esos límites. El único responsable de tu vida eres tú y también de tus límites. Por ello, el primer paso que debes dar es conocer tus barreras para pensar cómo puedes superarlas y seguir avanzando.

Es normal que al principio sientas miedo y pienses que no vas a ser capaz de avanzar pero, a medida que vas avanzando y superando una a una esas barreras que creías que no ibas a superar, sentirás cómo evoluciona tu vida. La motivación irá en aumento y sentirás como eres capaz de llegar a donde desees.

Algo muy práctico que puedes hacer para ir superando esas barreras es enfrentarte poco a poco a algún miedo que tengas.

 

3. Construye lo que quieres ser

 

Ahora que ya sabes cuáles son esos obstáculos o dificultades que no te dejaban salir de tu zona de confort, es el momento de ampliar tus perspectivas para dar un gran salto.

La forma de conseguir tu meta es soñar con lo que quieres, ponerle fecha de caducidad a tu propósito y luego trabajar con constancia para lograrlo. Todo va a depender de lo que tú creas, si piensas que no eres capaz de hacer algo, no lo conseguirás; por el contrario, si piensas que puedes hacerlo, serás capaz de ir mucho más lejos de lo que imaginabas.

No podemos convertirnos en lo que queremos ser, permaneciendo en lo que somos.”

–Max De Pree

Salir de la zona de confort será muy estimulante para ti, ya que te traerá nuevas emociones, te enriquecerás con nuevos conocimientos y vivirás la vida con nuevas perspectivas. ¿No crees que es hora de arriesgarse a mejorar tu vida?

Por ejemplo, si eres una persona tímida, salir de tu zona de confort podría ser establecer conversaciones con desconocidos, sonreír de vez en cuando a la gente por la calle, animarte a hacer algo que siempre te ha dado un poco de vergüenza, etc.

 

4. Deja de quejarte y empieza a cambiar las cosas

 

Seguramente en muchas ocasiones has estado en una situación en la que no estabas demasiado contento/a pero has preferido quedarte ahí, inmóvil, quejándote, antes que salir de tu zona de confort para cambiar esa realidad. Un ejemplo para esto podría estar en alguien que lleva mucho tiempo buscando empleo y no encuentra un puesto de calidad acorde a su formación. Esta persona podría encontrar una alternativa emigrando a otro país o quizás emprendiendo su propio proyecto o negocio. Es importante tener la capacidad de ver oportunidades donde otros probablemente no las vean o simplemente vean problemas. Fíjate en tu presente, puedes cambiar las cosas que no te gustan y mejorar aquellas con las que sí estás satisfecho. Deja de quejarte y pensar que eres una víctima que solo puede aguantar bajo la lluvia y guarda esas energías para salir de tu zona de confort.

 

5. No te niegues al cambio

 

“No tendremos mejores condiciones en el futuro si se está satisfecho con todo aquello que tenemos en la actualidad.” –Thomas Alva Edison

Más allá del cambio, cuando hacemos algo que no está dentro de lo “habitual” y salimos de nuestra zona de confort, lo que descubrimos es un poco más sobre nosotros mismos. Y es que todo cambio es desarrollo personal y no vamos a ser conscientes de lo que somos capaces de hacer hasta que no emprendamos el camino. No podemos quedarnos con un “esto siempre ha sido así y ha funcionado bien” o un “así estoy bien y no merezco más”. No te conformes, inicia un cambio y persigue eso que te mereces. ¿Te sientes poco valorado en tu trabajo? ¿Crees que tu ámbito laboral se merece un giro de 360 grados? ¿Por qué no das el paso hacía el cambio?

 

6. Haz algo nuevo cada día

 

Atrévete a darle un poco de emoción a tu vida y date la oportunidad de experimentar esa sensación increíble que produce el probar cosas nuevas. Con cada experiencia nueva te enriquecerás y sentirás como estás más vivo que nunca. ¿O es que la vida no se vuelve mucho más divertida cuando deja de ser monótona?

Plantéate hacer cosas que generalmente no harías, ya sea por miedo, vergüenza o por el que dirán. No hace falta que hagas cosas arriesgadas o llenas de locura extrema, puedes empezar poco a poco a probar cosas sencillas, diferentes e innovadoras que tengan algo en común: que te hagan sentirte bien. Prueba comida de diferentes países, toma caminos diferentes para llegar a un lugar, aprende una nueva habilidad, etc. Son cosas que le darán un mayor sentido a tu vida.

 

Salir de tu zona de confort te abre un mundo nuevo. Si aún no lo has hecho, puedes empezar a dar un giro a tu vida accediendo aquí a una clase totalmente gratuita para ti. Aprovecha esta lección de regalo que estará disponible para un determinado cupo de personas y por tiempo limitado. Si quieres seguir aprendiendo y mejorando aspectos importantes en el ámbito del desarrollo personal asegúrate de no perderte esta clase haciendo click aquí.

Fotografía de entrada: Bagan Fotografía

Recommended Posts

Leave a Comment