La fórmula de la felicidad revelada para una vida plena

 In Sueños

La fórmula de la felicidad es algo que todo el mundo quiere encontrar para tener una vida plena y satisfactoria. Todos y cada uno de nosotros perseguimos una misma cosa: ser felices. Si preguntásemos que significa ser feliz quizás algunos no sabrían responder, pero podríamos definir la felicidad como una predisposición a sentirnos bien y a gusto con nosotros mismos y con las demás personas que nos rodean.

Ser feliz, bien obrar y vivir bien son una misma cosa.” –Aristóteles.

La felicidad no es algo momentáneo y pasajero, es más bien un estado de ánimo que podemos crear nosotros mismos a través de nuestros sentimientos, acciones y pensamientos. Por ello, no anclar nuestra vida al pasado y a los errores cometidos es una buena opción para mantener el ánimo en modo optimista y tranquilo. Vive el presente aceptando y agradeciendo todo lo que tienes en tu vida. El tiempo que tenemos es muy corto, por ello enfócate en el ahora y hazlo lo mejor que puedas. Haz que tú mismo te sientas orgulloso. Sólo así podrás disfrutar plenamente de cada día.

Otra forma de alcanzar la felicidad es saber perdonarte, perdonar y compartir con generosidad tus dones con los demás. Del mismo modo, para sentirte bien también tienes que tratarte bien: cultivar tu espíritu para ofrecerte a ti mismo tu mejor versión y a los demás, y cuidar tu cuerpo para gozar de buena salud física y mental.

Pero, ¿existe realmente la fórmula de la felicidad? En este tema diferentes autores y pensadores han aportado sus pensamientos y opiniones convirtiéndolos en una fórmula de la felicidad. Cada uno de ellos nos expone la suya.

 

La pirámide de Maslow

El psicólogo estadounidense Abraham Maslow decía que todos buscamos 7 cosas en la vida, las cuáles agrupó en peldaños en una pirámide que denominó como jerarquía de las necesidades humanas. En primer lugar buscamos la supervivencia, la salud que nos permita seguir viviendo la vida. El segundo peldaño es la seguridad, esa necesidad de sentirnos protegidos y tranquilos. Después de ésta viene la necesidad de amor y afecto, según Maslow nadie puede vivir sin tener amor o sin buscarlo. La cuarta es el respeto, que los demás valoren lo que hacemos y nuestras decisiones. Le sigue la necesidad de entender, de conseguir explicar porque la gente toma decisiones que nos duelen. La penúltima necesidad humana es la estética o espiritual, sentirnos parte de algo especial y único, ideando el plan perfecto de nuestras vidas. Y la última de las necesidades de la pirámide de Maslow es la autorrealización. Intentar encontrar nuestra auténtica naturaleza, lo que somos. A medida que vayamos cubriendo las necesidades de esta escala, seremos más felices y estaremos satisfechos con la que es nuestra vida.

 

La fórmula de la felicidad de Punset

El escritor Eduard Punset establece en su libro El viaje a la felicidad una fórmula matemática donde incluye los factores significativos para la felicidad: F = E (M+B+P) / R+C

La E es la emoción. Si no tenemos emoción por las cosas, nada de lo demás tendrá realmente valor. Por ejemplo, si nuestro proyecto profesional o personal no nos despierta emoción, no seremos capaces de alcanzar la felicidad.

La M es el mantenimiento. Para ser feliz es necesario que nos impliquemos en conseguir ese estado de ánimo día a día.

La B sería la búsqueda, y es que precisamente en buscar reside uno de los factores básicos de la felicidad.

La P es lo que denomina a las relaciones personales. Los vínculos sociales y afectivos son fundamentales para tener una buena calidad de vida, ya que se ha demostrado científicamente que la falta de una sólida red de amigos y familiares repercute negativamente en la salud. No es de extrañar que la mayor parte de nuestra felicidad surja en el contexto de nuestras relaciones sociales. Cuanto más sociales seamos más felices seremos también, por eso es tan importante conectar emocionalmente con otras personas y disfrutar de esos momentos compartidos.

Las relaciones personales siguen siendo importantísimas. Vale más un buen amigo que un fármaco.” –Eduard Punset.

En esa ecuación hay dos factores que restan: La R o factores reductores de la felicidad, como puede ser el predominio del miedo. Y por último, la C sería la carga heredada. Esas barreras u obstáculos que nos hemos encontrado en nuestra vida como pueden ser problemas heredados por genética, estrés o desgaste físico.

 

El estado de “fluir” de Mihalyi Csikszentmihalyi

El estado de fluir del que habla Mihalyi Csikszentmihalyi en su libro Fluir (flow): una psicología de la felicidad es un estado de experiencia óptima que llegas a experimentar cuando vives con gran creatividad, concentración y placer aquello que estás haciendo. Un momento que se da bajo ciertas circunstancias muy particulares. Solemos estar muchas veces presionados por el entorno o enfocados en hacer cosas que ni siquiera nos apetece hacer en la vida, pero uno de los tips principales de ese libro es que el estado de felicidad se da cuando somos capaces de hacer alguna actividad que nos proponga un reto y terminarla. Es decir, el estado de flow lo alcanzamos cuando nos proponemos algo y lo terminamos, por ejemplo un proyecto en el que has trabajo muchísimo durante incesantes horas y que incluso ha hecho que perdieses la noción del tiempo y de ti mismo. El compromiso con un proyecto, sea cual sea, hace que nos sintamos identificados con el mismo y que alcancemos el bienestar emocional.

Fotografía: Bagan Fotografía

 

La actitud clave para ser feliz de Victor Küppers

El conferenciante y formador Victor Küppers nos da una receta para alcanzar el éxito laboral y la felicidad personal a través del valor de cada persona. Ese valor viene dado por la actitud que cada uno tenga y se rige por la siguiente fórmula:

V  = C  + H  x A 

En este caso, V es el valor, C son los conocimientos, H son las habilidades de cada uno y la A sería la actitud. En el valor de una persona, C y H suman pero la A multiplica y eso es lo que marca completamente la diferencia. Según Küppers, la manera de ser es la que nos define y por la que la gente nos aprecia. Y es que, tus amigos o tu familia no te quieren por tus conocimientos o habilidades sino que ven más allá y te aprecian por tu actitud, por tu manera de ser y por cómo eres con ellos.

 

La filosofía de vida de Will Smith para ser feliz

¿Alguna vez te has preguntado por qué Will Smith parece siempre tan feliz? No es magia. El actor estadounidense protagonista de películas como En busca de la Felicidad, Hitch o Siete Almas tiene una filosofía de vida que le hace estar siempre feliz. Esa filosofía es la de trabajar duro y luchar por lo que quieres. Smith ha revelado que puedes tener mucho talento pero si no trabajas realmente duro y te dedicas a ser mejor cada día no servirá de mucho. El actor lo pasa en grande cada día y eso es lo que intenta transmitirnos a todos. Simplemente tienes que hacer tu elección, decidir quién quieres ser y cómo quieres vivir.

 

El algoritmo de la felicidad de Mo Gawdat

El ingeniero egipcio Mo Gawdat difunde una fórmula matemática para ser feliz en su libro El algoritmo de la felicidad. Según Gawdat estamos diseñados para ser felices. De hecho, nacemos siendo felices, y es que si te fijas, los bebés están felices una vez que hemos cubierto sus necesidades básicas. No necesitan el último modelo de iPhone ni tener la casa más grande y lujosa del vecindario. La ecuación de la felicidad que propone es la siguiente: es igual o mayor que la diferencia entre los acontecimientos en tu vida y tus expectativas de cómo debería ser esa vida. En la ecuación, la felicidad no es el éxito material que nos vende el mundo moderno, sino esa sensación de sosiego y tranquilidad cuando el presente nos parece bien.

La felicidad es un hábito, cultívala.” –Elbert Hubbard.

El dinero, el reconocimiento y la fama no garantizan la felicidad y si no ¿por qué tantas personas afamadas y con mucho dinero han terminado por quitarse la vida? Seguramente es que por más dinero y fama que tuviesen, su éxito interior no aparecía, tenían vidas vacías o simplemente no eran ellos mismos después de convertirse en exitosos.

 

La fórmula de la felicidad según Seligman

El Dr. Martin E. P. Seligman, padre de la psicología positiva, desarrolló una fórmula de la felicidad basada en la siguiente ecuación: F = R+C+V

F equivale al nivel de felicidad duradera y que es propia de personas que casi siempre se sienten bien. Esto ocurre porque la mente y la actitud de estas personas son tan positivas que cuando les ocurre algo malo no piensan que sea tan grave y saben adaptarse a las situaciones que la vida les trae.

La R o rango fijo es un nivel específico de felicidad o de tristeza que tiene que ver con el grado de afectividad positiva de cada cual. Es decir, que por ejemplo en el caso de las personas felices, se ha comprobado que su rango fijo de positividad no desciende de manera considerable ni en las situaciones más críticas y problemáticas a las que tengan que enfrentarse.

La C son las circunstancias, la situación en la que cada individuo se encuentra. Y por último, la V equivale a las variables voluntarias, fijas o externas que dependen de la voluntad. Éstas tienen mucho que ver con la forma en que cada uno de nosotros se entrena y aprende a vivir día a día.

Recuerda siempre que:

La felicidad no depende de lo que nos falta, sino del esmerado cultivo y administración de lo que tenemos. La felicidad se hace, no se halla. Brota del interior, no viene de fuera.” – E.J. Hardy.

La fórmula de la felicidad existe y solo tú puedes ponerla en práctica porque eres el único responsable de conseguir tu felicidad. Toma el control de tu vida y empieza accediendo aquí a una clase totalmente gratuita para ti. Tienes una lección de regalo que podréis disfrutar solo un determinado cupo de personas porque estará disponible durante un tiempo limitado. Si quieres seguir aprendiendo y mejorando aspectos de tu vida asegúrate de no perderte esta clase haciendo click aquí.

Recommended Posts

Leave a Comment