Contradependencia: Cuando crees que no Necesitas a Nadie en tu Vida para Ser Feliz

 In Social

La contradependencia, o como también podríamos llamarlo, miedo a sentir afecto por los demás es ese sentimiento que sienten algunas personas cuando piensan que no necesitan a nadie en su vida. Personas que tienen una profunda incapacidad para confiar en los demás.

Puede que hace algunas décadas fuese muy común eso de entablar relaciones con los vecinos y forjar amistades puras y sin ningún interés más allá de una amistad sincera. Ahora, en la sociedad en la que vivimos, las relaciones afectivas no son tan fuertes.

Especialmente en las ciudades grandes es donde se ve más este desapego social y emocional, puesto que los individuos transitan por la vida sin establecer lazos afectivos fuertes por miedo, miedo a ser rechazados, miedo a ser abandonados, miedo a no ser comprendidos tal y como son, miedo a que les hagan daño.

Quizás tachen a las personas contradependientes de raras o poco sentimentales pero, lo cierto es que hay un trasfondo mucho más complejo. Alguien contradependiente tiene el pensamiento erróneo de que no necesita a nadie, pero somos humanos y sociales y por eso necesitamos entablar relaciones con nuestros semejantes.

Las personas contradependientes tienen miedo de depender de alguien más, por ello se muestran incapaces de confiar en las personas. Esto no quita que no sean sociales, todo lo contrario, de hecho los contradependientes son las personas más sociales del mundo. Por lo general son el alma de la fiesta y tienen una vida social agitada y dinámica. Se escudan en su frenética vida social para no llegar a estrechar lazos con nadie y no tener intimidad con otras personas. No quieren sentir un sentimiento de confianza con los demás para no mostrarse como personas vulnerables.

 

Cómo es la personalidad de la gente contradependiente

Por la mente de alguien contradependiente circulan pensamientos como “no necesito a nadie”, “solo te decepcionará, no dejes que se acerque demasiado”, “prefiero tener éxito que tener una pareja/amistad”, “el amor está sobrevalorado, no lo necesito”, “nadie puede entenderme” o “no bajes la guardia o te hará daño”.

Las personas contradependientes tienen la creencia de que no se puede confiar en los demás y que no necesitan de otras personas para estar bien y construir una vida feliz. Esto se traduce en la incapacidad que tienen para tener relaciones auténticas y profundas.

Los contradependientes critican a menudo (a ellos mismos también), son duros consigo mismos, no soportan cometer errores, a veces tienen sensaciones de vacío y soledad y ven la vulnerabilidad como un signo de debilidad.

 

Actitudes que muestran las personas contradependientes

-Establecen relaciones fácilmente pero luego no las siguen cultivando.

-Muestran una actitud evitativa ante la posibilidad de crear relaciones sólidas con los demás.

-Se sienten atrapados si ven que alguien quiere establecer una relación más íntima con ellos.

-Aunque necesiten ayuda no la solicitan.

-Evitan tener conflictos con los demás.

-No confían en las intenciones de los demás aunque éstas sean sinceras y buenas.

-Tienen el constante pensamiento de que las demás personas siempre los van a decepcionar.

-Sus relaciones son efímeras.

-Actúan de forma indiferente sin previo aviso.

-Abandonan o rechazan primero ante el miedo a que lo haga otra persona antes.

-Casi siempre están ocupados (o al menos eso hacen creer a los demás para evitar tener mayor intimidad).

-Sienten ansiedad y miedo si las relaciones se vuelven demasiado profundas.

-Procuran no enamorarse ni sentir ternura, por ello buscan personas totalmente contrarias.

-Suelen ser propensos a la queja.

-No piensan que tengan un problema, sino que son mejores que los demás.

 

Así aparece la contradependencia

La contradependencia puede llegar a manifestarse hasta la edad adulta y siempre está vinculada con algún hecho traumático que haya puesto en desequilibrio las emociones y sentimientos de una persona. Es especialmente en la infancia cuando esta contradependencia se forja de forma más fuerte. Las personas que han tenido una infancia complicada donde no tenían referentes paternos en los que pudiesen confiar tienen más facilidad para volverse contradependientes.

Cuando las figuras paternas mueren, abusan o abandonan a sus hijos, éstos probablemente crean, a raíz de esas experiencias, que no pueden confiar en nadie y que deben escudarse para que ninguna persona les haga daño. Es decir, cuando esos niños llegan a una edad adulta, sienten que las relaciones emocionales con otras personas suponen un peligro, por ello no tienen la necesidad ni las ganas de confiar en alguien, de crear apego o de entablar una relación más íntima.

Las personas contradependientes piensan firmemente que no necesitan a nadie en su vida. Por ello, su contradependencia les genera graves problemas para tener una vida sentimental y afectiva “normal”. En el fondo, y aunque ellos no lo crean, sufren mucho. Prefieren no vincularse a nadie emocionalmente para que no les hagan daño, renunciando así a la posibilidad de tener relaciones positivas y de ser más felices.

A veces es verdad que no precisamos de nadie más pero también somos seres sociales y necesitamos rodearnos de los demás para aprender de ellos, evolucionar y crear conexiones afectivas.

Está claro que estas personas necesitan ayuda, tanto profesional como de los demás, para poder volver a confiar más en la gente y tener la capacidad de establecer relaciones afectivas de calidad. Necesitan comprensión, paciencia y afecto para romper esa coraza que no les deja confiar plenamente en la gente que les rodea. A los contradependientes también les serviría de gran ayuda trabajar en su desarrollo personal para mejorar su vida.

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Sergio
    Responder

    Muchisimas gracias poner un post tan interesante yo me identifico plenamente en ese post yo soy una persona contradependente debido a ciertos problemas que as nombrado en dicho post

  • Erik E
    Responder

    Me describe totalmente

Leave a Comment