Cómo hacer Ejercicio Físico fácil y correctamente para mejorar la Calidad de Vida

 In Cuerpo, Mente

El ejercicio físico nos ayuda a mejorar la calidad de vida además de aumentar nuestra autoestima. Parece ser que el sedentarismo y lo bien que estamos dentro de nuestra zona de confort, hacen que la práctica de ejercicio físico pase a un segundo plano. Ese nivel de inactividad física está propiciado por nuestros hábitos de vida, donde con frecuencia, dedicamos menos tiempo a cuidarnos y a practicar deporte.

Aun así, sigue habiendo esperanza. Mucha gente se apunta al gimnasio para perder peso,  ganar músculo o tener un cuerpo de película pero hay otros efectos positivos que podemos conseguir con la práctica de ejercicio físico regular.

Las razones para practicar deporte son múltiples, pero quizá la que está en la base de todo es que es la única actividad en la cual se pone en funcionamiento al mismo tiempo la parte física, la mental, la emocional y la espiritual de la persona. Hay quien lo practica para liberar las tensiones de la vida cotidiana, los hay que solo buscan mantener su estado de salud o mejorarlo, otros practican deporte para mejorar su agilidad y, otros buscan superarse a sí mismos, trascender sus propios límites.

 

Beneficios del deporte en el desarrollo personal

 

El deporte tomado en serio es como la guerra pero sin tiros”. George Orwell

La salud es un bien que se puede cuidar, que se puede mantener y que con un estilo de vida adecuado podemos obtener mayor rendimiento personal y productividad. No hace falta ser un atleta profesional para beneficiarse de todas las cosas positivas que aporta el ejercicio físico. Una buena rutina de entrenamiento nos puede ayudar a ser más productivos y eficientes en el día a día, elevar nuestro nivel de autoestima, tener una actitud positiva hacia la vida y hacernos sentir con mayor energía.

 

Mejora el bienestar psicológico

 

Además de ayudarnos a mantener nuestro cuerpo saludable, el deporte, también aporta beneficios psicológicos:

Mejora de la autoimagen y la autoestima. Cuando empiezas a hacer ejercicio de forma regular, comienzas a notar cambios físicos positivos y eso, además de hacerte sentir bien también conseguirá que te veas mejor físicamente. Por este motivo te ves más atractivo y tu autoestima se eleva, haciendo que te valores más. Además, al sentirte más satisfecho con cómo te percibes a ti mismo, también te relacionarás de forma más segura con los demás.

Autorreconocimiento. Haciendo ejercicio y, sobre todo, planteándote rutinas de entrenamiento y metas a conseguir, logras tener una sensación de éxito y satisfacción cuando consigues lo que te has propuesto. El logro de tus objetivos te hace ser más tolerante ante la frustración.

Cambio de hábitos. Cuando empezamos a hacer ejercicio de forma constante, solemos cambiar nuestros hábitos para hacer que nuestro estilo de vida sea lo más saludable posible. Normalmente cuidamos más nuestra alimentación, ponemos atención a las horas de sueño e intentamos eliminar el consumo de tabaco o alcohol.

Previene el envejecimiento cerebral. Se ha relacionado el ejercicio con una mejora en el desarrollo de habilidades como la planificación, la resolución de problemas, la programación de tareas, la memoria a corto plazo y la realización de multitareas.

Reducción del estrés y mejora del estado de ánimo. Realizar ejercicio de forma frecuente nos hace experimentar euforia y alegría, lo que nos provoca a su vez ganas de continuar haciendo esta actividad. El ejercicio físico está relacionado con la liberación de endorfinas, las hormonas del placer que ayudan a reducir la ansiedad y el estrés. Ejercitarnos también nos trae dosis de buen humor y optimismo, lo que tiene consecuencias positivas en nuestras relaciones interpersonales e incluso nos ayuda a dormir mejor. Después de entrenar sentirás cómo has recargado tus energías.

 

Repercusión en la salud cerebral

 

Toda persona que haya hecho alguna vez actividad física conoce esa sensación tan característica que experimentamos después de un entrenamiento al liberar las mencionadas endorfinas. El ejercicio calma los dolores y modula nuestro estado de ánimo, de hecho, las personas que realizan actividad física de manera constante tienen niveles más bajos de ira, depresión y ansiedad. Así también, el ejercicio físico puede actuar como un mecanismo de protección contra los efectos degenerativos del proceso de envejecimiento cerebral.

¿Cómo es que el ejercicio produce cambios positivos en el cerebro? Bien, la práctica de actividad física hace que aumente el flujo sanguíneo al cerebro lo que produce que mejore el potencial de nuestras neuronas. Del mismo modo, al hacer ejercicio físico estamos activando nuestras neuronas y mejorando así el aprendizaje, la memoria, la concentración y otras capacidades fundamentales para mantener la mente joven.

 

Valores que nos enseña el deporte

 

El deseo de estar sano, de tener una vida de calidad, de poder tener vigor para desarrollar los objetivos vitales está muy bien valorado por la sociedad. En la actualidad, la salud es un punto muy importante a tener en cuenta para tener una vida plena, por ello, cada vez son más los que se animan a hacer ejercicio físico.

No cabe duda de que una de las motivaciones para la práctica del deporte es el mantenimiento de la salud. Una parte nada trivial de deportistas amateurs lo practican con el fin de prevenir posibles enfermedades o dolencias, mantener la salud actual o bien mejorar su estado integral, y no solo en el plano físico, sino también en el social, psicológico y espiritual.

Una de las virtudes fundamentales que uno descubre a través de la práctica deportiva, ya sea ejercida en soledad o en comunidad, es la humildad, que consiste en el reconocimiento de la propia valía y limitaciones.

De la participación en juegos y deportes surgen cualidades como la lealtad, la fuerza de voluntad, la cooperación o el dominio de sí mismo. Especialmente los deportes colectivos, pueden proporcionar situaciones formativas que favorezcan la igualdad, la tolerancia y la resolución de problemas en grupo.

El deporte también te enseña a tener metas y eso necesita constancia. Un valor fundamental que no solo es bueno para el deporte, sino que también lo es para la vida en general y para conseguir éxito en ella.

El deporte te inculca valores para superar cualquier adversidad que la vida te presenta como por ejemplo vivir con una enfermedad degenerativa, donde el deporte ayuda a las personas a tener una mejor calidad de vida. Un ejemplo es la fibromialgia, que gracias al ejercicio físico se previene el empeoramiento de la enfermedad y va muy bien para manejar los dolores. En este caso, los entrenamientos moderados como Tai Chi o pilates funcionan muy bien en los pacientes.

 

Rendimiento académico y ejercicio físico

 

El objetivo de superar los exámenes hace que muchos estudiantes se encierren durante semanas en las bibliotecas, descuidando su correcta alimentación y la actividad física necesaria. Muchos se quieren centrar tanto en sus estudios que piensan que hacer deporte les resta tiempo y concentración. Pero en beneficio del ejercicio físico podemos decir que, en lugar de ser un tiempo que vas a perder de estudio, es más bien un tiempo bien invertido en ti y en eliminar tu ansiedad y estrés en esta situación en la que necesitas tanta concentración. Y es que, varios estudios han demostrado que el ejercicio físico ayuda a aliviar la ansiedad y lleva a obtener mejores notas al hacer que aumente la memoria y se mejore la productividad.

 

Enfermedades que previene la práctica de deporte

 

Un estilo de vida sedentario puede acarrear diferentes patologías como: sufrir obesidad, padecer enfermedades cardíacas, no tener controlada la presión arterial, osteoporosis, diabetes tipo IIcolesterol alto, depresión, alzheimer o artritis. 

La práctica de ejercicio físico fortalece notablemente el sistema inmunológico y permite que enfermemos menos, tanto es así que, incluso sufrir un resfriado o una gripe tiene un bajo porcentaje y en el caso de padecerlos, los síntomas son muy livianos y pasajeros. Esto se debe a que cada vez que practicamos ejercicio de cierta intensidad aumentan las células del sistema inmune que circulan por nuestra sangre, y eso, nos hace capaces de combatir virus y bacterias dañinos.

 

La actividad sexual también mejora

Como ya hemos mencionado a lo largo de este post, el ejercicio físico no solo ayuda a obtener bienestar psicológico y a prevenir enfermedades, sino que también mejora la actividad sexual. Diferentes estudios han demostrado que el deporte aumenta el rendimiento sexual de los hombres en la cama. En el caso de las mujeres, ellas consiguen llegar al clímax con mayor facilidad y disfrutar de orgasmos más frecuentes e intensos.

No cabe duda de que mejorar el estado físico repercute notablemente en la vida sexual de hombres y mujeres. Haciendo ejercicio nos sentimos mejor con nosotros mismos y ese nivel de autoestima nos hace vernos más atractivos y, por consiguiente, más predispuestos a tener relaciones íntimas con más frecuencia y de mejor calidad. El ejercicio físico se podría comparar con un poderoso afrodisíaco en este sentido.

 

Como has visto, hacer ejercicio trae muchos beneficios físicos y psicológicos a tu vida. Si aún no lo practicas iníciate para empezar a obtener todas sus cosas positivas. Empieza a cambiar tu vida accediendo aquí a una clase totalmente gratuita para ti. Aprovecha esta lección de regalo que estará disponible para un determinado cupo de personas y por tiempo limitado. Si quieres seguir aprendiendo y mejorando aspectos importantes en el ámbito del desarrollo personal asegúrate de no perderte esta clase haciendo click aquí.

Fotografía de entrada: Pablo Mancebo Paños

Recommended Posts

Leave a Comment