Cómo Gestionar la Envidia en tu Vida

 In Social

La envidia, si sabemos gestionarla adecuadamente, puede llegar a ser algo positivo en nuestra vida al ayudarnos a madurar y a ser mejores personas. ¿Quién no ha sentido alguna vez envidia por un compañero?, ¿a quién no le ha dado rabia que esa persona sacase ese proyecto adelante mientras nosotros solo observábamos?, ¿quién no ha querido ser como otra persona? Es humano sentir envidia o recelo cuando a alguien le va mejor que a nosotros o tiene lo que nosotros queremos tener. La envidia es muy natural pero debemos aprender a controlarla porque si no lo hacemos podemos llegar a empequeñecernos a nosotros mismos y sentirnos completamente inferiores si miramos a los demás y nos comparamos con ellos.

En el momento en el que empecemos a dejar atrás el sentimiento negativo de la envidia y coloquemos en su lugar la admiración por lo que son otras personas, e incluso, comencemos a alegrarnos cuando alcancen sus metas y lleguen a conseguir sus objetivos, estaremos ante una nueva persona que es capaz de admirar y no envidiar.

 

La envidia surge cuando nos comparamos con los demás

La emoción negativa de la envidia llega a nuestra vida cuando tenemos una baja autoestima, nos sentimos inferiores en algunos aspectos y cuando nuestras frustraciones personales son mayores que nuestros logros. Si hay alguien a nuestro alrededor que consideremos que tiene mayor éxito que nosotros (sea cual sea el ámbito) vamos a empezar a sufrir de envidia. Y es que no nos gusta ser o tener más, sino ser y tener más que los demás. Como humanos no estamos libres de sentir envidia, puesto que, todo lo que seamos o todo lo que tengamos siempre va a ser menos si nos comparamos con los demás o vamos a sentir que al otro le van mejor las cosas, porque hay que reconocerlo, siempre hay alguien a quien le va mejor.

La envidia es una forma de elogio hacia la otra persona pero que nos provoca daño a nosotros mismos. Al sentir envidia nos sentimos mal y por ello nos cuesta tanto reconocer que estamos experimentando ese sentimiento. Pero, ¡no pasa nada! es totalmente normal y no podemos pretender esconder lo que sentimos. Sin embargo, la envidia bien gestionada puede convertirse en algo positivo, un signo de valoración hacia otra persona y de crecimiento personal nuestro.

 

Aprender a gestionar la envidia es fundamental en nuestra vida

La envidia forma parte de nuestra experiencia vital y según como abordemos ese sentimiento seremos personas más o menos maduras y felices. Podemos gestionar la envidia con los siguientes tips:

 

1. Reconoce tu envidia

La diferencia entre el inteligente y el tonto consiste en que aquél vive en guardia contra sus propias tonterías, al paso que el tonto se entrega a ellas encantado y sin reservas.” – Ortega y Gasset.

Seguramente cuando experimentas el sentimiento de envidia por alguien te sientes profundamente mal, pero no te preocupes es completamente normal. Identifica la razón o razones por las que sientes envidia. De este modo, si conoces la raíz de ese sentimiento podrás combatirlo mejor.

 

2. Deja de mirar tanto a tu alrededor y empieza a mirar más en tu interior

 

La envidia produce mucha insatisfacción. Eres una persona maravillosa y posees unas cualidades que te pueden llevar a alcanzar lo que te propongas, por eso mismo, ¿por qué no empezar a mirar más lo que eres para potenciarte a ti mismo? Como dijo el cantante Antonio Vega “si tú estás seguro de ti mismo y tienes las cosas claras, no estás continuamente pendiente del de al lado”. Agradecer lo que tienes y aprender a valorar todo lo que has conseguido hasta ahora es vital para hacer desaparecer la envidia de tu vida. Por ello, cuando en tu cabeza se generen pensamientos de envidia, trata de pensar en lo que sí tienes en vez de poner el foco en aquello que crees que te falta.

 

3. No caigas en la crítica

Sé el mejor, pero prepárate para ser atacado. Sólo los mediocres están a salvo.” –Paulo Coelho.

El gran alimento de la envidia es la crítica. No caigas en ella e intenta no criticar a los demás simplemente por el hecho de que les vaya bien en la vida. Criticar produce en ti una emoción negativa de la que difícilmente te puedes desprender, por ello, lo mejor para que a ti también te vaya bien es vivir tu propia vida y dejar más al margen la de los demás. Criticar solo va a hacer que sientas que tú eres inferior, por ese mismo motivo, si te vas a fijar en lo que hace alguien que sea para aprender de esa persona.

 

4. Alégrate por los logros de los demás

Si hay personas a tu alrededor que han conseguido lo que tú quieres, es momento de alegrarte por ellos en vez de sentir una envidia enfermiza por haber logrado una meta tuya. Celebrar los éxitos de los demás es propio de personalidades equilibradas y maduras.

Quien se guarda un elogio, se queda con algo ajeno.” – Pablo Picasso.

 

5. No trates de poner la zancadilla a otra persona

No te conviertas en alguien con malas vibraciones movida por la envidia. No seas ese tipo de persona que ante la imposibilidad de conseguir los objetivos que anhela, intenta que otros tampoco los logren. No permitas que tu propia frustración personal intente arruinar el éxito de otra persona.

 

6. Convierte la envidia en algo positivo

La envidia puede perjudicarte de muchas formas como, consumiendo tus pensamientos, arruinando tus relaciones profesionales o personales, quitándote energía positiva y trayéndote sufrimiento que no te permite disfrutar. Y es que cuando el sentimiento de envidia se vuelve muy intenso puede llegar a ser destructivo.

Una vez que reconoces que sientes este sentimiento negativo es el momento de transformarlo en algo positivo aprendiendo a gestionar esa envidia y convertirla en admiración para poder ser feliz. Este será un proceso que te ayudará a crecer y a ser mejor a nivel social ya que podremos ser más carismáticos.

Sentir envidia es desear algo que no se tiene, ya sea a nivel físico, material o incluso respecto a habilidad o actitud. Si no aprendemos a generar algo positivo a raíz del sentimiento de envidia, vamos a pasar por una lucha constante en la que siempre vamos a querer lo que tienen o son los demás, en vez de valorar lo que somos y las buenas cualidades que tenemos.

 

7. Exprésate

Toma papel y lápiz y escribe aquellas cosas que te hacen sentir envidia. Escribir lo que se siente es muy bueno para sacar los sentimientos que llevamos dentro y aprender a gestionar nuestras emociones. Haciendo esto comprenderás mejor tu envidia y además podrás centrarte en las cosas positivas que hay en tu vida en este momento. Hablar de tu envidia con alguien de confianza también te puede reportar cosas muy positivas para la gestión y comprensión de la misma.

 

8. Dirige tu atención hacia las cosas positivas

Normalmente cuando sentimos envidia experimentamos un sentimiento que no nos deja ver más allá de las cosas negativas que hay en nuestra vida. Cuando la envidia te está cegando es normal que te quejes por cualquier mínimo detalle. Empieza a quejarte menos y en su lugar piensa más en positivo, en las cosas buenas que ya hay en tu vida y en todo lo que puedes lograr si destierras de ella la negatividad y el sentimiento de frustración. Proponte pasar un día entero sin quejarte y verás cómo poco a poco, pensar en positivo te sale como algo natural.

 

Cómo gestionar la envidia en tu vida es fundamental para que te sientas bien contigo mismo y feliz. Toma el control y empieza accediendo aquí a una clase totalmente gratuita para ti. Tienes una lección de regalo que podréis disfrutar solo un determinado cupo de personas porque estará disponible durante un tiempo limitado. Si quieres seguir aprendiendo y mejorando este y otros aspectos de tu vida asegúrate de no perderte esta clase haciendo click aquí.

Recommended Posts

Leave a Comment