Cómo el Phubbing afecta a Nuestras Relaciones, Stop Phubbing (El Secreto)

 In Social

En el tiempo en el que vivimos donde la tecnología está presente en prácticamente cualquier ámbito de nuestra vida, y más concretamente desde la aparición del teléfono móvil inteligente o smartphone, es casi imposible mantener una conversación con amigos, pareja o compañeros de trabajo sin que alguien consulte una o dos veces su celular.

Hace unos años ni siquiera nos podríamos llegar a plantear lo que ahora conocemos como PHUBBING, termino creado a partir de las palabras inglesas phone (teléfono) y snubbing (desprecio). Una práctica provocada por el uso obsesivo del teléfono móvil que no deja relacionarnos con los demás con atención plena en la conversación que mantenemos.

¿A quién no le han hecho alguna vez phubbing? Y hasta tú lo habrás hecho en más de una ocasión. La obsesión por vivir conectados allá donde vayamos nos hace menospreciar a la persona o personas que tenemos delante sin dejarnos disfrutar del momento. Y lo peor es que lo hacemos casi sin darnos cuenta porque lo vemos como algo completamente normal y habitual en nuestra vida. Pero a la larga, acaba afectando a nuestras relaciones familiares, de pareja y sociales.

 

Causas

El phubbing es un comportamiento con tintes de mala educación y ciertamente nocivo, ya que una de las causas que nos lleva a ignorar a las personas con las que estamos es la adicción al móvil y al uso desmesurado de internet.

La falta de autocontrol que tenga una persona le llevará a tener una mayor probabilidad de realizar phubbing cuando esté en medio de una interacción cara a cara. La capacidad de autocontrol en este caso es fundamental para no caer en la adicción a internet e ignorar a las personas que nos rodean cuando nos reunimos con ellas.

Otro de los factores que lleva a hacer phubbing, y al consiguiente uso problemático del celular, es el miedo a quedarse fuera de los eventos y conversaciones del entorno social.

 

 

Problemas

El principal problema derivado de esta práctica es que socialmente lo estamos viendo como algo normal. La compañía humana debería ser la auténtica protagonista en cualquier reunión o quedada y no el teléfono móvil.

Cuando quedamos con nuestros amigos, cuando tenemos una reunión familiar o cuando estamos con nuestra pareja ya hemos aceptado que el phubbing es algo habitual mientras compartimos el mismo espacio y momento. Es algo así, como si hubiésemos llegado a un consenso de reciprocidad en el que todos estamos de acuerdo en ignorarnos abiertamente mientras compartimos momentos cara a cara. Y es que, en cierta forma, menospreciar a quien nos acompaña por estar más pendientes del móvil provoca que, sin quererlo o no, te devuelvan esa misma acción.

En el ámbito de la pareja, el uso excesivo de la tecnología debilita las relaciones, ya que interfieren en el disfrute de cada momento al no estar presentes al 100%. Cuánto más frecuencia de interferencia produzca el teléfono móvil, más repercusión tendrá en el bienestar de la pareja, porque habrá menos satisfacción con la relación y se crearán problemas de comunicación.

Para evitar los problemas de phubbing en la pareja hay algunas ideas que puedes poner en práctica como por ejemplo hacer un pacto o poner un límite de horario para poder usar el móvil o la prohibición de no hacer uso del teléfono en la cama.

 

Consejos para evitar el problema del phubbing

 

 

1. Aleja el dispositivo móvil de la vista

 

Por ejemplo cuando estás con alguien y tu teléfono está a la vista, especialmente cuando no lo tienes silenciado, tienes una enorme tentación de mirar quién te ha escrito o de que trata ese correo que te acaba de llegar. Además, la mera presencia visible del teléfono hace que se cree una atmósfera menos cercana y que la conversaciones no tengan la misma calidad.

 

2. Disfruta el momento

 

A veces no somos conscientes de la cantidad de buenos momentos que no disfrutamos al máximo por no prestarles la debida atención. ¿Por qué no te planteas dejar de prestarle atención al móvil cuando estés con alguien? Verás que es posible sobrevivir aunque estés unas horas en modo desconexión y que disfrutas del momento como es debido, sin interrumpirlo.

 

3. Silencia tu teléfono móvil

 

Cuando te reúnas con amigos o cuando estés en familia, silencia tu móvil para que no suene cada vez que recibes una notificación. No hay nada peor como estar comiendo con alguien y que no deje de sonarle el móvil y que esa persona pierda la atención en ti por ese motivo. Otra cosa que también puedes hacer, sobre todo cuando estés de vacaciones o quieras desconectar de las tecnologías es, desactivar todas las notificaciones.

 

4. Ponte autolímites

 

Concédete el permiso para no estar conectado/a. Deja a un lado ese miedo a no saber de qué están hablando tus amigos en whatsapp o que nuevas fotos están subiendo tus compañeros de trabajo en Instagram. Ponte autolímites y no caigas en el phubbing. No permitas que las redes sociales arruinen tus fantásticas relaciones.

 

5. No imites

 

Si cuando estás con alguien, esa persona te hace phubbing, no hagas tú lo mismo. Quizás piensas que como la otra persona está usando su móvil, es mejor que si no quieres dejar un espacio vacío en la conversación, cojas tú también tu teléfono. Hacer esto solo le va a transmitir a la otra persona que lo que hace está bien, que a ti te parece normal y que no está cometiendo ninguna falta de respeto contigo. De esa forma en las siguientes veces que os veáis, volverá a pasar lo mismo y vuestras conversaciones no van a ser nada satisfactorias ni productivas.

 

6. Dale más importancia al cara a cara

 

Está claro que el teléfono móvil se ha convertido en la herramienta principal para comunicarnos con la gente (estén lejos o cerca), pero esto no puede hacer que menospreciemos los contactos cara a cara. Por ese motivo debes darle prioridad a estar con la gente y poder disfrutar de una charla frente a frente.

 

7. Haz un uso saludable del móvil

 

Párate a pensar un momento cuantas horas dedicas al día a consultar tu teléfono móvil. Pregúntate entonces si ha sido un tiempo productivo, si era necesario invertir todo ese tiempo o incluso si eres capaz de salir de casa sin el teléfono. Si las respuestas te han llevado a pensar que quizás utilizas demasiado tu dispositivo móvil, es hora de poner un poco de límites haciendo menos horas de uso, comunicándote menos por redes sociales o quedando más con la gente para hablar físicamente.

Concibe la batería de tu móvil como un desgaste de energía. Piensa en cuanta batería has usado hoy, si has llegado a un nivel bajo o si incluso has llegado a gastarla toda es que algo has hecho mal hoy. Quizás has consultado demasiado tu celular y deberías limitar un poco su uso o restringirlo a solo lo más importante.

 

El phubbing puede llevarte a arruinar tus relaciones casi sin darte cuenta. No dejes que suceda, permítete estar completamente presente en cualquier interacción social cara a cara y olvídate del móvil. Toma el control y empieza accediendo aquí a una clase totalmente gratuita para ti. Tienes una lección de regalo que podréis disfrutar solo un determinado cupo de personas porque estará disponible durante un tiempo limitado. Si quieres seguir aprendiendo y mejorando aspectos de tu vida asegúrate de no perderte esta clase haciendo click aquí.

 

Fotografía de entrada: Bagan Fotografía

Recommended Posts

Leave a Comment