Claves para desarrollar un cerebro creativo

 In Mente

Desarrollar un cerebro creativo no es algo que solo puedan hacer algunas personas, sino que todos somos capaces de desarrollar una óptima capacidad creativa si trabajamos en ello. En este post vas a aprender las claves que desarrollan un cerebro creativo. 

La creatividad no es el talento de unos pocos afortunados. Todos somos creativos y tenemos un inmenso potencial creativo que podemos desarrollar en distintos ámbitos. No pienses que únicamente son creativos los compositores de canciones, pintores, artistas, escritores o los diseñadores. 

La creatividad es la capacidad que tenemos para crear, para inventar ideas, para encontrar soluciones a problemas, imaginar cualquier escenario posible siempre desafiando la lógica de los modelos mentales que han sido establecidos desde que hemos nacido. Modelos que nuestro cerebro utiliza para la supervivencia. Para tu cerebro la supervivencia es lo más importante. Por eso generamos esos modelos automáticos buscando siempre ese fin. 

Cuando queremos ser más creativos y hacer cambios en nuestra vida tenemos siempre de primeras esa resistencia al cambio. La educación que hemos recibido desde niños ha sido siempre muy lógica y eso mata la creatividad.

Por qué ser creativo es interesante para la vida

Gracias a la creatividad todos podemos encontrar soluciones a problemas, tomar mejores decisiones, innovar en nuestro día a día o incluso encontrar la forma para alcanzar nuestros propósitos.

La creatividad también nos permite salir de nuestra zona de confort y de conformismo para activarnos a cambiar la rutina. Es importante que desarrollemos nuestra creatividad para mejorar también nuestra calidad de vida. Ya que, sin lugar a duda, la creatividad es una de las capacidades más importantes y útiles del ser humano. 

“No hay duda de que la creatividad es el recurso humano más importante. Sin creatividad no habría progreso y estaríamos repitiendo siempre los mismos patrones.” –Edward de Bono.

Si no vivimos de manera creativa, no llegaremos a dar buenas soluciones a los problemas de nuestra sociedad. Y es que la creatividad no solo debe estar presente en el ámbito profesional, sino que también es útil para lo personal. En este ámbito, podemos ser creativos a la hora de hacer planes con amigos, al hacernos el desayuno, vistiéndonos, etc. Con pequeños pasos diarios es como estamos fomentando la creatividad. 

Claves para potenciar el pensamiento creativo

1. Salir de la zona de confort

Empezar a cambiar esas pequeñas rutinas que tenemos todos los días es fundamental para desarrollar un cerebro creativo. Ejemplo, volver a casa por otro camino, cambiar tu lugar en la mesa cuando comes, etc. Pequeños cambios rutinarias con los que estaremos creando nuevas redes neuronales que van a favorecen que pensemos diferente. A crear se aprende, por ello, simplemente con generar hábitos nuevos cada día estaremos aprendiendo a ser más creativos. 

2. Ser más positivos

Tu cerebro es más creativo cuando eres más positivo. Usamos muy poco la imaginación y desgraciadamente cuando lo hacemos, acabamos creando escenarios de miedo, peligro, incertidumbre, etc. Si no potenciamos esa imaginación positiva creativa estaremos creando un escenario siempre negativo. Cuando eres negativo no eres capaz de desarrollar buenas soluciones a un problema o encontrar alternativas para hacer ciertas cosas, por ello, lo mejor que puedes hacer es pensar en positivo.

3. Desconecta más

Uno de los lugares donde se nos ocurren las mejores ideas es en la ducha. Y es que diferentes estudios científicos avalan que las mejores ideas que tenemos se nos pueden ocurrir en la ducha por una sencilla razón, porque es uno de los pocos sitios donde no podemos llevar el móvil. Sí, si dejamos de estar tan conectados a la tecnología y empezamos a conectar más con nosotros mismos es muy probable que tengamos grandes ideas, y no solo eso, sino que también encontraremos mejores soluciones a un problema que tengamos.

4. Estado de flow

Cuando haces algo que realmente te motiva y te encanta puedes llegar a perder la noción del tiempo, y no solo eso, sino que también tu mente se vuelve más creativa. Estás tan metido de lleno en esa tarea que todo fluye de una manera extraordinaria.

5. Dormir bien

Estudios de la Universidad de California han llegado a la conclusión de que el sueño, es decir, el correcto descanso, hace a las personas un 60% más creativas y permite desarrollar mejor la imaginación.

6. Meditación

Meditando y entrenando el foco mental nos volvemos más creativos. Esto pasa porque muchas de las buenas ideas para solucionar problemas aparecen cuando estamos relajados, cuando todavía no nos hemos conectado a ese cerebro crítico analítico que tenemos. Es el momento en el que nos tomamos un tiempo para medicar cuando más “eurekas” se pueden producir.

7. Ser más niños

Dejemos de juzgarnos, hagamos un brainstorming constante. ¿Te has fijado que la mayoría de los niños dice lo que se le pasa por la cabeza? Esa es una de las claves de la creatividad, mucha cantidad de ideas sirvan o no. Permítete crear lo que tu quieras sin filtro, saca afuera las ideas que te vayan surgiendo, después tendrás tiempo de ver si te sirven o no. 

Los dos hemisferios de nuestro cerebro

Nuestro cerebro se compone de dos hemisferios: el hemisferio izquierdo y el derecho. Nuestro hemisferio derecho por ejemplo se estimula con la acción. Este hemisferio es el emocional, el creativo, es el que nos da una visión holística, una visión global de las cosas. Cuando éramos pequeños el hemisferio que predominaba era el hemisferio derecho. Esto era así porque en nuestra infancia jugábamos y eso conlleva emoción. Por esa razón, cuando ahora nos ponemos a jugar, el hemisferio derecho se estimula inmediatamente.

El hemisferio izquierdo es el racional, el más lógico, el que utilizamos para pensar. Desde siempre nos han enseñado a trabajar, a estudiar desde el hemisferio izquierdo. Pero cada vez más nos estamos dando cuenta de que la clave del éxito está en el hemisferio derecho porque nos conecta con nosotros mismos y con los demás a través de las emociones.

En cuanto a la capacidad deductiva e imaginativa hay que mencionar que el hemisferio izquierdo, por ejemplo, utilizará los datos lógicos aprendidos para deducir consecuencias o planificar soluciones. El hemisferio derecho, sin embargo, tenderá a salirse de lo conocido para imaginar e inventar nuevas opciones. La creatividad tiene mucha más vía libre en el hemisferio derecho para innovar y evolucionar. Es por ello por lo que, este último hemisferio, tiene una misión evolutiva, la de sacarnos de lo que ya conocemos para crear nuevas opciones, para estimularnos vitalmente a desarrollar nuevas capacidades, permitirnos soñar, etc. Y es que la creatividad abre fronteras. 

Daniel Kahneman propone en su libro Pensar rápido, pensar despacio dos tipologías de pensamiento: el sistema 1 y el sistema 2.

El Sistema 1 opera de manera rápida y automática, con poco o ningún esfuerzo y sin sensación de control voluntario. El Sistema 2 centra la atención en las actividades mentales esforzadas que lo demandan, incluidos los cálculos complejos. Las operaciones del Sistema 2 están a menudo asociadas a la experiencia subjetiva de actuar, elegir y concentrarse. Cuando pensamos en nosotros mismos, nos identificamos con el Sistema 2, con el yo consciente, racional, que tiene creencias, hace elecciones y decide qué pensar y qué hacer.

Si deseas mejorar tu vida personal y profesional accede a NÚCLEO, tu primer curso de desarrollo personal a través de este enlace.

Prepárate para que de comienzo un increíble viaje hacia una vida extraordinaria aplicando no sólo los mejores trucos de estilo de vida, sino que también vas a contar con los mejores recursos para ser más creativo y alcanzar el éxito en tu vida. Si te gustó este artículo, Núcleo es el siguiente nivel, pasa a formar parte de la familia de Secretos de la Vida accediendo de forma gratuita a través de este enlace, que estará disponible por tiempo limitado.

Sí, quiero ser parte de Núcleo.

Recommended Posts

Leave a Comment