Aprende a Apreciar las Cosas más Sencillas de la Vida y Serás más Feliz

 In Ingrediente Secreto

La mayoría de la gente intenta buscar la felicidad mediante posesiones, éxitos y dinero. Y aunque poseer estas cosas o alcanzar ciertos logros profesionales y personales pueden ser gratificantes, solo son una alegría efímera que no nos aportan esa felicidad interior que ansiamos tener. Vivimos una vida tan acelerada que a veces no nos damos cuenta de esas pequeñas cosas que nos rodean. Estamos sumergidos en la falsa creencia de que para lograr la felicidad hay que poseer cosas, y cuantas más, mejor. Sin percatarnos de que la verdadera felicidad no la dan esas cosas materiales que se puedan coleccionar. Y es que, para sentir realmente felicidad hay que saber disfrutar primero de las cosas más sencillas de la vida.

Claro, no se puede negar que las personas también necesitamos cosas materiales para tener una vida digna como ropa, calzado, un hogar, etc. Estas cosas cubrirían un primer escalón de nuestro bienestar y nuestra felicidad pero no lo serían todo para llegar a ser felices.

A menudo la gente te hablará de metas, de esos objetivos que quieren cumplir para llegar a alcanzar su auténtica felicidad. Personas que fijan su felicidad en el futuro sin darse cuenta de que no están viviendo el presente con intensidad. Puedes ponerte como meta llegar a un objetivo, pero no basar tu vida entorno a ese objetivo y pensar que solo si lo consigues, llegarás a la felicidad soñada porque te estarás perdiendo muchas cosas en el camino. Intenta ser feliz mientras consigues tus metas profesionales y personales. El futuro aún no existe y la felicidad no puede planificarse, la tenemos que construir paso a paso y día tras día y es mucho más gratificante si los pasos que vamos dando los hacemos siendo felices.

Fotografía: Bagan Fotografía

La felicidad la puedes encontrar en las cosas más sencillas que puedas imaginar. Mira por un momento a tu alrededor, ¿te has fijado en las pequeñas cosas que tienes en tu vida y que te hacen feliz casi sin darte cuenta? Tienes una familia maravillosa, amigos que te han apoyado en los malos momentos y han reído contigo hasta llorar de felicidad, ese paseo al atardecer con los pies descalzos por la playa, ver una película una tarde de invierno con un chocolate caliente entre las manos, despertarte una mañana de domingo sin preocupaciones, la risa contagiosa de alguien a quien aprecias, sentir el sol en la cara por la mañana, dar un beso bajo la lluvia, una tarde de verano leyendo un buen libro… Tienes millones de ejemplos a tu alrededor que te hacen feliz y quizás no les estés dando la importancia que se merecen pero, siempre están ahí. En ellos se encuentra la verdadera grandeza, en las cosas más sencillas que nos brinda la vida. Y es que, la felicidad se esconde realmente en esas pequeñas y sencillas cosas de la vida. Bien lo saben nuestros vecinos daneses que, con su concepto “Hygge”, han dado nombre a eso que conocemos como planes sencillos y relajados que hacemos en buena compañía o en soledad y que nos hacen disfrutar al máximo. Ellos tienen la receta para ser los ciudadanos más felices del mundo y nosotros podemos seguir su valiosa filosofía de vida para alcanzar la felicidad plena. Una extraordinaria filosofía de vida que todos hemos puesto en práctica alguna vez y que debemos seguir haciendo para ser completamente felices.

Las cosas más sencillas de la vida son las que verdaderamente nos aportan felicidad pero, no todo el mundo sabe valorarlas. Sentirse bien con uno mismo también es la clave para encontrar la felicidad ya que, con una mayor autoestima nosotros mismos nos valoramos y sentimos estabilidad emocional.

A veces pasamos por momentos duros en nuestra vida, pero salimos a flote con más fuerza que antes y sabiendo valorar cada pequeño instante de felicidad. No hay mejor arma que el sufrimiento o los momentos difíciles para darnos cuenta de lo que significa la felicidad. Saber identificar esas pequeñas cosas que nos llenan el corazón de pura felicidad es el paso fundamental para ser feliz y llenar nuestra vida de grandeza.

Ser absolutamente feliz está al alcance de tu mano si así lo deseas. La clave está en disfrutar todos y cada uno de los momentos de tu vida y no desperdiciar esas pequeñas y valiosas alegrías que llegan a tu vida. Comparte tus momentos con personas que sin pedirte nada a cambio te dan una sonrisa y te cogen la mano para empujarte a conseguir todo lo que te propongas.

Empezar a darte cuenta del increíble valor de esas pequeñas cosas que tienes a tu alrededor es fundamental para ser feliz. Empieza aquí con una clase gratuita para comenzar a transformar tu vida y mejorar en otros muchos aspectos que te ayudarán en tu desarrollo personal. La clase solo estará disponible por un tiempo determinado y para un limitado número de alumnos. Asegúrate de no quedarte fuera accediendo aquí.

Recommended Posts

Leave a Comment