7 Consejos para Resolver Problemas de tu Vida en Sencillos Pasos

 In Ingrediente Secreto

Está claro que, en la vida, no podemos evitar los problemas; es más, no dejan de surgir cientos de ellos pero, no podemos dejarnos vencer. Debemos afrontarlos y luchar por ponerles solución, porque siempre la tiene.

Henry Ford dijo lo siguiente acerca de los problemas:

“La mayoría de las personas gastan más tiempo y energía estando alrededor de los problemas que en tratar de resolverlos”.

Una vida más fácil no se trata de no tener problemas en tu vida, sino de saber cómo gestionarlos de la mejor forma para resolverlos. Es solo cuestión de perspectiva, puesto que mucha gente se agobia frente a los problemas, se cierran, se entristecen y se amargan, y, de esa forma no tienen la capacidad necesaria para afrontar los problemas.

Si a veces te sientes perdido cuando llegan los problemas a tu vida y no sabes cómo lidiar con ellos, hoy te doy unos valiosos consejos para resolver problemas de tu vida en sencillos pasos. Vamos a ver las oportunidades en vez de los problemas.

 

1. Identifica el problema

 

Sí, parece obvio pero, es fundamental que indentifiques ese problema  que está en tu vida para hacerle frente y resolverlo de la mejor manera posible. Sé capaz de ver que hay una situación que requiere ser solucionada. Tómate el tiempo que necesites e incluso escribe aquellos problemas que te están haciendo la vida más difícil o aquello que no te deja ser feliz por completo.

La mayoría de la gente actúa de esta forma ante un problema:

Problema – preocupación – a veces Problema – preocupación sobre el problema y sus consecuencias negativas

Lo que tú tienes que hacer es seguir este esquema:

Problema – pensar en las posibles soluciones – actuar

 

2. Enfréntate a tus problemas

 

Mucha gente hace la “vista gorda” cuando llega un problema y tratan de evitarlo a toda costa. Los problemas hay que solucionarlos y cuanto menos tiempo tardemos en hacerlo antes los resolveremos y estaremos más libres, como si nos hubiésemos quitado un peso muy grande de encima. Mereces ser libre, cierra etapas, soluciona problemas y concéntrate en mantener una vida equilibrada.

 

3. Resuelve tus problemas

 

Cuando surge un problema puedes adoptar varias formas para resolverlo:

Impulsivamente: te diriges a la opción más fácil y la que puedes realizar a corto plazo. No acabarás resolviendo el problema o los resultados serán negativos pues, actuarás de la forma más rápida para quitarte de encima el problema pero no valorarás otras opciones que quizás sean mejores ni pensarás en las consecuencias.

Evitativamente: los problemas no se resuelven solos. Si evitas un problema y no intentas al menos afrontarlo para buscarle soluciones, lo único que vas a conseguir es, que sea cada vez más grande convirtiéndose en una roca pesada sobre tu cabeza.

Racionalmente: más allá de estancarte y hacerte pequeño ante la situación, en este caso, tratas de definir cuál es el  problema, sin quejas innecesarias y centrando toda tu energía en la solución. De esta forma, encontrar diferentes alternativas de acción no resultará tan complicado para llegar a resolver el problema con la solución más adecuada.

 

4. Tómate el problema como un reto y sigue adelante

 

Si percibes el problema como un reto de tu vida, estarás más motivado en la búsqueda de la mejor solución e, incluso, lo sabrás resolver de forma más rápida y concisa.

 

5. Cada problema te da una lección

 

Aprende de tus errores. Cada vez que surge un problema y lo afrontas acabarás ganando experiencia de vida y aprendizaje. Quédate con estas cosas y sácalas en positivo para afrontar los futuros problemas que puedan aparecer.

 

6. Evalúa el plan de acción que te ha llevado a la solución del problema

 

Tan importante es la solución misma del problema como su posterior evaluación. Debes poner en observación cuáles han sido los pasos o método que has seguido para resolver un problema. Si te ha dado buenos resultados puedes adoptarlo para próximos problemas que puedan llegar a tu vida, si por el contrario has cometido errores, es el momento de valorarlos y aprender de ellos para el futuro.

 

7. Mantente preparado para los problemas

 

Esto es un “suma y sigue”. Los problemas, por más que queramos, no van a dejar de surgir. Por ello, la mejor forma de afrontarlos correctamente es estar preparados para lo que venga. Si los problemas no nos pillan desprevenidos será aún mejor el resultado de la solución.

Recommended Posts

Leave a Comment